Maria Mateo Law

Noticias de Migración

Migración en los Estados Unidos

Recientes medidas migratorias del presidente Trump pueden cambiar el futuro hispano

María Mateo Hernández

El 29 de junio del 2017 entró en vigor la nueva orden migratoria del presidente Donald Trump, impidiendo la entrada a los Estados Unidos por un período de 90 días a los ciudadanos de Siria, Irán, Sudan, Somalia, Libia y Yemen, y por 120 días a refugiados, al menos que tengan una relación de buena fe con un familiar directo, institución educativa o de negocios en territorio estadounidense. Ese mismo día, la Cámara de los Representantes aprobó la ley "No Santuario para los Actos Criminales, que prohíbe la entrega de fondos de los departamentos de Justicia y Seguridad Nacional a las ciudades que no cooperen con el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés) para la aprehensión de aquellos inmigrantes que cometen crímenes.


Asimismo, los legisladores dieron su voto favorable a la llamada “Ley de Kate”, en honor a Kate Steinle, una joven de 32 años asesinada de un balazo en 2015, mientras caminaba en una zona turística de San Francisco, a manos de un inmigrante ilegal deportado en cinco ocasiones. Dicha ley incrementa las sanciones para inmigrantes que entran nuevamente a los Estados Unidos luego de ser deportados. Con la aprobación parcial por la Suprema Corte de Justicia del decreto conocido como travel , la aprobación al no financiamiento federal de las ciudades santuario y de la “Ley de Kate”, el presidente Trump recibe un impulso sin precedentes en su lucha para cambiar el panorama migratorio.

Desde la toma de posesión del presidente Trump, los arrestos efectuados por el ICE se han incrementado en un 40%. Hasta el 29 de abril de 2017 el ICE arrestó 41,318 personas, para un total de 400 personas por día, en comparación con 30,028 durante el mismo período del año pasado.


En el gobierno del presidente Obama el enfoque migratorio eran las personas con antecedentes criminales, sin embargo, aunque esta prioridad se mantiene, 25% de estos arrestos fueron personas sin record criminales. Las detenciones se están llevando a cabo en hogares, cortes criminales o en chequeos rutinarios, y se ha anunciado además que el presidente Trump ordenó la persecución de los padres que traen a los niños de forma ilegal. A pesar de que la aprobación del presupuesto solicitado para del muro en la frontera con México aún no ha sido aprobado (los republicanos necesitan el apoyo de los demócratas en el Senado), los cruces de inmigrantes por la frontera han disminuido,
traduciéndose en un declive de las deportaciones de un 12%.

Los hispanos debemos ser vigilantes de los cambios migratorios que están sucediendo en los Estados Unidos. Los mismos afectan directamente la forma en que nuestra comunidad se desarrolla. Los hispanos constituimos el 17.6% de la población. Actualmente somos el grupo étnico minoritario más grande, con 56.6 millones de inmigrantes. Para el 2060, la proyección hispana se estima sea de 116 millones.  Debemos unirnos al debate.

No debemos sólo observar lo que ocurre. Nuestra opinión cuenta. Participa.

María Mateo Hernández es abogada en la República Dominicana y en el Estado de Nueva York. Admitida en las Cortes Federales de los EE.UU. Profesora adjunta de la Universidad St. John’s.
Para preguntas o comentarios escribir a mariamateolaw@gmail.com
Twitter@mariamateolaw
Maria MateoComment